Artículos de Salud para tu felino

Tener siete vidas está bien pero ¿Para qué malgastarlas?

salud_para_gatos

ARTÍCULOS DE SALUD

En artículos de Salud para gatos mostramos los productos para aquellas afecciones más comunes, pero esperamos que te encuentres aquí por curiosidad. Si no es así. Deseamos que lo que tenga tu minino sea leve, encuentres lo que necesita y se recupere pronto.

Artículos de salud destacados:

Al igual que ellos, hemos de ser muy observadores para tener un gato completamente sano. Hay que observarlo cada mes y así descubrir cualquier posible síntoma de enfermedad.

CÓMO CUIDAR DE UN GATO

Estos son los 10 puntos principales para tener un gato sano:

1 – Aspecto físico: al palpar debes notar sus costillas. Eso sí, sin que sean visibles. Deben apreciarse su cintura y su vientre. Vigila los cambios de peso inesperados.

2 – Estado de sus Orejas: Seguro que has visto que tu gato mueve sus orejas casi en cualquier dirección. Esto lo pueden hacer porque cada oreja posee 32 músculos. Como se desprende de este dato, las orejas son muy importantes para ellos, por eso hay que observar que no huelan, estén limpias y sin cera espesa negra o marrón.

3 – Ojos: los gatos sanos, tienen ojos brillantes y limpios y no presentar signos de rojeces, secreciones o irritación. Presta especial atención sin tu gato huye de la luz como si le molestara.

4 – Nariz: la nariz de tu gato tiene que ser suave y húmeda al tacto sin costras ni secreciones.

5 – Boca: dientes blancos y encías de un color negras o rosa pálido es un signo de buena salud bucal. En caso de que tu gato tenga problemas dentales notarás que escupe los alimentos, saliva en exceso, o intenta sacarse con las uñas algo de su boca y tiene mal aliento.

6 – Pelo: el pelaje de un gato sano es brillante y espeso. Pelos rotos, clareas (zonas sin pelo), irritaciones, caspas o pulgas son síntoma de algún problema.

7- Uñas: lo normal es que sean lisas. En el caso de que tu gato sea de interior, conviene despuntarlas en el caso de que notes que que se le entierran.

8 – Digestión: presta atención a signos de asfixia a la hora de comer. Observa si sufre de diarrea o estreñimiento y cambios en el color de sus heces. Por otro lado, el que hayan vómitos ocasionales de pelos o hierba es normal, pero debes vigilar los vómitos persistentes.

9 – Sed: tener un recipiente con agua limpia y fresca para que beba cuando lo necesite, es lo adecuado. Normalmente un gato sano no bebe mucha agua, sobre todo si su alimentación es a base de alimentos húmedos. En el caso de que tu gato sea de exterior, a menudo encuentran agua fuera de casa. Si observas que tiene mucha sed, puede ser importante. Consulta siempre con el veterinario.

10 – Convivencia: cuando tu gato no se encuentra bien, intenta evitar el contacto, sobre todo humano, e incluso pueden mostrarse agresivo.

Si observas cualquier síntoma fuera de lo normal, consúltalo con tu veterinario de confianza. Y recuerda, al igual que ellos, hemos de ser muy observadores.

Artículos de salud